Domingo 20 de Abril del 2014

Suicidios en Puebla

Nadie sabe lo que se siente, nadie sabe las causas reales –aunque se escriban notas o cartas-, nadie sabe si existiría arrepentimiento y algunos lo toman como la salida fácil para no enfrentar problemas.  La realidad es que el suicidio es un final abrupto y prematuro y como tal, se rodea de aspectos negativos y tristes que fungieron como factores para ya no querer vivir más.

De acuerdo con las cifras de la Procuraduría General de Justicia de Puebla, cada tres días una persona se quita la vida en la ciudad y hay un promedio de cien al año; esto sucede cuando las personas tienen conflictos en el área social, familiar, económica o emocional.  Los estudios de la PGJ arrojan que el 80% de los suicidios exitosos se dieron en hombres entre 14 y 50 años, siendo el método más utilizado el ahorcamiento (antes eran la sobredosis de pastillas con sustancias químicas).

Los psicólogos concuerdan en que el suicidio es evitable y la depresión clínica, tratable y medicable, aumentando el tratamiento en épocas navideñas o de mucha unión familiar o alegría –pues los suicidas refuerzan su conducta negativa y sube la probabilidad de cometer el acto.

Especialistas del DIF informan que las causas más comunes son la depresión, angustia, decepciones amorosas, problemas financieros y son combinados con baja autoestima, personalidad débil o algún pasado con burlas o agresiones físicas o sexuales.   Concuerdan con que, la mejor manera de monitorear y evitar las ideas de suicidio es evitar la soledad y mantener constante comunicación con los que nos rodean.

El declarar abiertamente que se ha considerado la idea del suicidio, que no suene mucho a broma o que sea repetida más de una vez, es signo de alerta. 

Escuchamos con frecuencia de los altos índices de suicidios en Japón por no alcanzar o cumplir con los estándares que exige la vida social,  o en Estados Unidos por problemas mentales y sociales graves.  Pero un dato curioso es que en el país vecino del norte, el suicidio hasta se ha catalogado por profesión, siendo el primer lugar de los médicos, los que recurren al suicidio, dejando de 300 a 400 muertes anuales.

En Puebla, el suicidio es tema preocupante desde aproximadamente 2005 cuando las tasas aumentaron y sonó el caso del suicidio de un niño de 10 años en la Junta Auxiliar de San Sebastián de Aparicio.   Actualmente las estadísticas van a la baja cuando en el 2003 el Estado era el 7º lugar nacional y actualmente es el 11º (con 76 suicidios anuales), colocándose por debajo de Tabasco, Veracruz, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, DF, Guanajuato, Oaxaca, Sonora y Coahuila.

Sin embargo, Puebla superó al DF en el 2004 alcanzando la cifra de 190 suicidios al año.

Las principales causas, según el INEGI, son amorosas, económicas, disgustos familiares, enfermedades graves o incurables, entre otras.  Los datos precisan que el lugar para hacerlo es la casa habitación, la principal arma es la de fuego, el sexo predominante es el masculino, la religión con más suicidados son católicos, el estado civil ‘ganador’ es el de los solteros, la profesión son campesinos u obreros y su escolaridad es la primaria.

El suicidio es un problema de salud y como tal, las acciones del Gobierno del Estado deben ser contundentes y claras para combatir este problema.  Para conseguir ayuda o asesoría, hay que informarse en el DIF, en la Casa de la Mujer o los principales centros de Salud del IMSS.

Fuentes:

www.poblanerias.com

www.inegi.gob.mx

www.mx.news.yahoo.com

De acuerdo con las cifras de la Procuraduría General de Justicia de Puebla, cada tres días una persona se quita la vida en la ciudad y hay un promedio de cien al año; esto sucede cuando las personas tienen conflictos en el área social, familiar, económica o emocional.

 

Al Portador en Vivo

encabezado

Radio en Línea

radioonline

Equipo Twitter