febrero 23, 2017

Acerca de Status

Puebla se ha caracterizado como un centro de opinión pública. En las últimas décadas incluso se desempeñó como factor de decisión en los ámbitos político, económico y social en el país.

Los medios de comunicación requieren jugar hoy un papel más relevante que permitan una vinculación estrecha entre la sociedad y el poder. Desafortunadamente Puebla cuenta con una magra presencia en Internet. Estudios recientes arrojan que apenas tres de cada diez personas han ingresado a alguna página de la web.

El problema es mayúsculo en la medida en que el Internet es utilizado por los poblanos catalogados como “buscadores” o en su defecto lo usan para operar los llamados correos electrónicos. No existe una cultura en este materia, pese a que el mercado es gobernado por el tiempo real.

Prácticamente es nula la existencia de información de carácter regional que responda a las expectativas de los poblanos que recurren al sistema, sobre todo de aquellos que por cuestiones profesionales laboran o viven en el país o extranjero.

Statuspuebla.com.mx pretende en este contexto responder a las interrogantes de los poblanos interesados por su región. Por tal propósito un grupo de jóvenes profesionistas ligados a los medios de comunicación incursionan en este mercado a través de una revista electrónica capaz de analizar la coyuntura local y ofrecer al usuario información sobre quiénes somos los poblanos, qué gustos tenemos, dónde comemos, qué compramos, cómo nos comportamos frente a la sociedad y cuáles son las acciones desde el poder que modifican el entorno.

Statuspuebla.com.mx no pretende descubrir el hilo negro ni tampoco levantarse como redentor de la sociedad. Se trata de responder a expectativas y ubicar la información como el principal instrumento para la toma de decisiones.

Usted que hoy nos consulta debe tener la certeza de que en este espacio encontrará información sin control, creíble y precisa. Es muy probable que no coincida con el punto de vista de quienes enriquecerán con sus análisis esta revista electrónica, pero tenga la seguridad que no se persiguen consignas, sólo el compromiso de garantizar en este medio de vanguardia que la credibilidad no se compra.

Iniciamos pues esta nueva empresa en espera de captar de su atención. No hay que olvidar que el peor enemigo de la competencia es la incompetencia. No son tiempos de complacencias ni de omisiones.

Usted tendrá la certeza de que haremos nuestro mejor esfuerzo para responder a sus expectativas en momentos en que urge enviar señales de confianza a una sociedad que desde hace tiempo cambio. Nos toca actuar en consecuencia.