Contienda lista, pronóstico… reservado

Por Rodolfo Rivera Pacheco

 

Pues todo indica que ya hay candidatos presidenciales de las principales opciones partidistas más uno o dos independientes. Y la verdad es que aunque las mediciones demoscópicas al momento actual marcan alguna tendencia… aún faltan casi siete meses para el día de la elección y creo francamente que el pronóstico es absolutamente reservado para el resultado final de la contienda.

Veamos rápidamente la fotografía actual.

 

EL PEJE Y SU MORENA.

En MORENA todos sabíamos que el candidato es Andrés Manuel López Obrador. Hoy encabeza las preferencias en la mayoría de encuestas nacionales serias. Pero eso no significa necesariamente que así seguirán las tendencias en los meses siguientes. De hecho, en 2006 y algo menos en 2012, el tabasqueño encabezaba las encuestas a estas mismas alturas y ya sabemos qué pasó al final: Cuando hubo candidatos de las otras opciones, las tendencias se emparejaron.

¿Qué hay diferente ahora? Varias cosas, tanto positivas como negativas para el líder y candidato de MORENA.

Lo positivo es que es el candidato más conocido (luego de más de 12 años de andar en campaña en todo el país). También, que seguramente ya habrá aprendido de sus errores anteriores y sus asesores se los están recordando a cada rato: No insultar, conciliar, buscar aliados empresarios, ser bien visto en ambientes norteamericanos.

También le favorece ahora a López Obrador el que mucha gente se hartó tanto del PRI como del PAN (cosa que no ocurría ni en 2006 ni en 2012) y lo ven como una esperanza (literal) de que las cosas cambien.

Pero los negativos también son varios. Así como tiene muchos partidarios, Andrés Manuel López Obrador también despierta la oposición de un enorme sector de la sociedad. El Peje polariza. O se le ama o se le odia… y eso significa que el 50% o más de los ciudadanos no simpatiza con él. Muchos electores lo ven como ambicioso de poder, mentiroso, conflictivo, autoritario, manipulador y un largo etcétera. Mucho tendrán que hacer sus asesores para disminuirle esos negativos y de hecho creo que lo están haciendo.

Pero… lo que hemos dicho varias veces de él: Su principal problema es su propia personalidad y declaraciones que muchas ocasiones hace sin pensar, creyendo que él siempre posee la razón. Efectivamente, sus partidarios todo le festejan y todo le perdonan, pero a esos ya los tiene y votarán por él así haya videos de él asaltando un banco. Creo por lo tanto que a los que debería convencer es a los indecisos, a los que no están seguros de que sea la mejor opción. Y esos son justamente los que desconfían de él cuando al final insulta o descalifica a todos sus oponentes. Pero siempre le ha constado demasiado trabajo entender esta verdad elemental.

Finalmente, López Obrador en 2006 y 2012 era el único candidato de la izquierda. Ahora esa preferencia se dividirá, pues el PRD irá con el PAN en alianza. Y aunque sea poco, algo le quitará el PRD a MORENA. Y en una contienda que se decidirá por menos de 5 puntos… uno o dos serán vitales.

Y aún con todo, él encabeza las encuestas al día de hoy. Pero están cambiando.

¿Se mantendrá y ganará esta vez por fin la Presidencia? Ya veremos.

 

PEPE MEADE Y LA PESADA CARGA DEL PRI.

En el PRI, José Antonio Meade ha logrado ser un candidato de consenso (de buena o mala gana, pero todos lo han aceptado como candidato y no hubo ruptura visible en el PRI). El primer paso se logró… ser candidato. Pero ahora tiene que ganar, cargando el enorme desprestigio del PRI y sus gobiernos.

Con todo, creo que sí era la mejor opción del PRI. Pero ahora habrá que ver si despega como candidato en campaña. Veremos si hace estupendos debates, si lanza estupendos discursos, si logra convencer a los que ya no querían votar por el PRI, que él es diferente y que es el mejor preparado para sacar a México de sus problemas.

No sé si lo logre. Hasta ahorita ahí la lleva, no tiene tantos negativos, más que su partido. Y efectivamente, ya no son veinte ni treinta puntos de ventaja los que lo separan del Peje. He visto mediciones donde en los careos ya está a 10 puntos o menos debajo de López Obrador. Y en 7 meses esa diferencia sí es remontable.

Por supuesto estos datos son aborrecidos por los Morenos (que suelen ser fundamentalistas), pero son ciertos.

Finalmente, la estrategia del PRI-Gobierno Federal es dividir lo más que se pudiera el voto anti-PRI y tratar de repetir el escenario de Estado de México o Coahuila, donde ganaron por uno o dos puntos porcentuales.

¿Logrará Meade esa hazaña…? Ya lo veremos.

 

ANAYA Y SU MUY VULNERABLE CANDIDATURA DEL FRENTE.

En el PAN sí se concretó la alianza con el PRD y Movimiento Ciudadano. Desde luego lo que queda del PRD y el escaso posicionamiento de Movimiento Ciudadano. Pero lograron la alianza.

Por lo anterior, de entrada, esa alianza o Frente no parte como una opción imbatible. Claro, es mejor que si el PAN o PRD fueran solos, porque perderían irremediablemente. Ir juntos les da una esperanza.

Pero además, la candidatura de Ricardo Anaya no necesariamente es la mejor. Creo que era mejor visto por la ciudadanía Miguel Ángel Mancera. Porque obviamente Rafael Moreno Valle era peor candidato que Anaya.

Entonces, en este tema de la candidatura, Anaya tendrá como opositores (declarados o soterrados, pero al fin operadores en su contra) tanto a Mancera como a Moreno Valle, más Margarita Zavala y el calderonismo. Creo que es una candidatura vulnerable. Y si además sumamos que varios medios le traen una guerra declarada, pues peor.

Entonces, el voto simpatizante del PAN (que nunca ha sido “duro”, sino que se entusiasma dependiendo quién sea el candidato) ahora sufrirá boquetes importantes. Primero los que vean buen candidato a Pepe Meade (ya sabemos que hasta los senadores “rebeldes” del PAN lo ven como el mejor) y también los que prefieran a Margarita Zavala.

Creo que le costará muchísimo a Ricardo Anaya colocarse como puntero en las preferencias.

Y aún con todo… gracias a la conformación del Frente, Anaya y el PAN tienen posibilidades de remontar las tendencias y ganar por poquito al final.

¿Logrará esa hazaña Anaya y compañía? Ya veremos.

Finalmente, los candidatos independientes también cumplirán una función. No ganarán (es un hecho), pero dividirán el voto y favorecerán a unos o a otros. Creo que el más beneficiado con la candidatura del Bronco y de Margarita Zavala es el PRI y su candidato, pues se llevarán algo del voto anti-PRI y que no tendrá MORENA ni el Frente del PAN-PRD. Y repito: Uno o dos puntos marcarán la diferencia entre quien gane o pierda.

Pues ahí está el escenario, los actores y las opciones. En serio, nadie puede predecir hoy un resultado para la elección del 1 de julio de 2018.

Y claro, todos estos actores también influyen y modifican los escenarios y tendencias en Puebla.

De eso hablaremos después, cuando ya sepamos quiénes serán los candidatos de cada opción.

 

About The Author

Related posts