Inés Saturnino: la destitución que viene

Por Valentín Varillas

 

Al interior de la cúpula que maneja el Congreso del estado se planea ya iniciar muy pronto un proceso de destitución en contra del edil de Tecamachalco, Inés Saturnino López Ponce, señalado como responsable de ejercer violencia política en contra de regidoras de ese municipio.

De esta manera, se pretende que el tema no sea utilizado en campaña por los opositores al morenovallismo y que afecte electoralmente sus intereses para el 2018.

Sobre todo si se confirma la inminente candidatura de Martha Erika Alonso al gobierno estatal.

Quitar el blindaje de protección que el actual grupo en el poder le ha brindado a López Ponce parece una medida sensata si la abanderada al gobierno estatal ensaya un discurso de atracción de votantes que se centre en la problemática de las mujeres poblanas y la promesa de generar políticas públicas que combatan de frente la violencia de la que son víctimas.

El tema se tocó ampliamente una reunión de los miembros de la cúpula panista en el estado, en donde públicamente se condenaron las acciones tomadas por Inés Saturnino.

Una de las más duras críticas hacia el comportamiento del edil fue la propia Secretaria General del partido, quien no escatimó adjetivos al momento de hacer pública su contundente condena.

Después del encuentro, la palabra destitución comenzó a manejarse con frecuente insistencia entre quienes llevan las riendas del legislativo poblano.

Es el caso de Jorge Aguilar Chedraui, líder del Congreso y el de Pablo Rodríguez Regordosa, férreo defensor de Inés Saturnino, quien públicamente minimizó su actuar y se atrevió a declarar ante medios que las regidoras víctimas de violencia política, simplemente exageraban sus acusaciones.

Ahora tendrá que tragarse sus palabras y votar a favor de la destitución de su protegido.

Lo cierto es que, a partir de haber analizado el tema del edil de Tecamachalco el PAN estatal ha centrado buena parte de su trabajo y discurso en el tema de la participación de las mujeres poblanas en la política partidista y el reto de generar las condiciones de igualdad y equidad que la faciliten.

Por ejemplo, en un evento en Amozoc, Martha Erika aseguró que “las mujeres panistas son el alma y corazón de Acción Nacional y lo demostrarán el próximo año”, algo que evidente no se ha entendido en la forma de hacer política de Inés Saturnino, edil emanado de ese partido, quien vive sus últimos días de disfrute de lo que llaman “las mieles del poder”.

Antes valioso aliado; hoy, como sucede con el pescado pasado: ya apesta y hay que sacarlo antes de que le haga más daño a quienes están en contacto con él.

¿Gajes de la política o justicia divina?

About The Author

Related posts