Dirigencia del PRD queda en manos de morenovallistas

Por Shanik David

 

Luego de que la Comisión Jurisdiccional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) determinó expulsar a Socorro Quezada Tiempo a raíz de la queja que se presentó en su contra por las críticas hechas a la dirigencia nacional, el grupo cercano a Rafael Moreno Valle aprovechó para tomar el control del sol azteca.

 

Con la presencia de 110 consejeros estatales pertenecientes a las corrientes Nueva Izquierda, Foro Nuevo Sol, Izquierda Democrática Nacional y Galileos, se nombró a Carlos Martínez Amador como el nuevo presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) del partido, pese a que hasta el cierre de esta edición Quezada Tiempo no había sido notificada de la sanción en su contra.

 

Sin embargo, a la par de la sesión del consejo estatal de este domingo, se presentó por separado a Dulce María Arias Ataide, quien fue nombrada como delegada especial por parte del Comité Ejecutivo Nacional del PRD para atender cuestiones del partido a nivel local debido a la baja votación que se tuvo en la elección del año pasado.

 

En la presentación de la delegada estuvo presente Roxana Luna Porquillo, secretaria de Movimientos Sociales del CEN, quien afirmó que Arias Ataide tomará el control del partido en el estado en tanto se resuelve la situación de Quezada Tiempo, quien impugnará la sanción en su contra, lo cual pondría en riesgo el nombramiento de Martínez Amador.

 

Para esto, dijo, ya se le notificó al Instituto Estatal Electoral y al Instituto Nacional Electoral que la delegada será quien tomará las decisiones del PRD, “para evitar que haya una duplicidad de funciones”, pues además el partido no puede quedar acéfalo de cara a la elección del próximo año.

 

Pese a esto, Martínez Amador fue ungido como presidente del CEE, y presumió que su trabajo se enfocará a buscar la unidad del partido y que habrá cabida a todas las opiniones pues reprochó que por mucho tiempo no se tuvo esta voluntad.

 

Su nombramiento fue validado por Mary Thelma Guajardo, secretaria de Políticas de Alianzas del CEN, quien detalló que el nombramiento de la delegada especial no tiene nada que ver con el cambio en la dirigencia estatal, pues son puestos con facultades distintas.

 

Señaló que los delegados sólo tienen facultades para ver asuntos relacionados con los procesos electorales y que es normal que se den estas designaciones, pero que esto no suplirá las funciones del presidente del CEE, pues esto iría en contra de los estatutos del partido.

 

About The Author

Related posts