Luis Miguel Barbosa y el fundamentalismo moreno

Por Rodolfo Rivera Pacheco

 

La noticia de la semana pasada fue -sin lugar a dudas- que se dio a conocer que el “ganador” del proceso interno en MORENA -supuestamente basado en una encuesta- para ocupar el cargo de “Coordinador Estatal de Organización” (o algo así) en Puebla es el actual Senador Luis Miguel Barbosa. Lo cual lo convierte en virtual candidato a Gobernador por tal partido, ya que la figura fue creada por el CEN de MORENA y por su líder vitalicio Andrés Manuel López Obrador para burlar cualquier denuncia por temas de precampaña.

Y bueno, toda la semana he leído y escuchado un sinnúmero de opiniones, sobre todo de simpatizantes o miembros de ese partido, que –haciendo gala a su militancia de izquierda dialéctica- está o totalmente en contra de la “imposición” o bien que aseguran que Barbosa “arrasará” por ser el personaje más conocido y polémico que puede hacer frente al morenovallismo en Puebla.

Pero creo que los radicalismos tan comunes en la historia de la izquierda están errando una vez más. Porque Luis Miguel Barbosa ni tiene asegurada la victoria, pero tampoco quiere decir que perderá irremediablemente.

Veamos por qué.

 

A LOS ANTI-BARBOSA…

Para los detractores de Barbosa, que ahora resulta que son cientos y que jamás fue querido en MORENA. En primer lugar, les recuerdo que el servicio que Barbosa hizo a Andrés Manuel López Obrador al romper con el PRD nacional y saltar del liderazgo en el Senado a los brazos de MORENA fue algo que el tabasqueño no pudo dejar de lado. Le gustó y lo valoró.

Vamos, fue un movimiento nacional. Fue un salto arriesgado pero de alto impacto mediático. Todos lo registraron y comentaron. Barbosa es figura nacional, insisto. Ya parece que tomó esa determinación sin antes haberlo platicado con López Obrador. Por favor.

Y en ese momento no vi que tuviera en Puebla tantos opositores. Todos los MORENOS aplaudieron a rabiar la valiente conducta. Todos gritaron jubilosos que el PRD estaba siendo “desmantelado”. NO entiendo ahora por qué dicen que Barbosa es un “oportunista”, si todos los miembros de MORENA provienen de otros partidos, fundamentalmente del PRD, pues se fundó formalmente apenas en 2014. No sean fundamentalistas cuando les conviene.

En segundo lugar, es cierto, nadie conoce la mentada “Encuesta” por la que Barbosa fue ungido con la virtual candidatura a Gobernador… pero TODOS en MORENA lo sabían, aunque fingieran demencia. Todos sabían que las “encuestas” de MORENA nadie las conoce, nadie sabe cuándo se hacen, quién las hace o cómo se hace el muestreo… sólo Andrés Manuel López Obrador. Hoy todos gritan “imposición” aún cuando sabían que la decisión final es del tabasqueño y su grupo cercano. Vaya, sabían las reglas del juego.

Y al respecto lamento decirles lo siguiente a los partidarios y defensores de la candidatura del Dr. Enrique Cárdenas: Luis Miguel Barbosa por supuesto que es más conocido que Enrique Cárdenas en cualquier medición. Es obvio. Es Senador, sale en los medios nacionales y estatales, ha recorrido el Estado con su otrora amigo Rafael Moreno Valle. Vaya, no conozco –ni conoceremos- la mentada encuesta de MORENA en Puebla, pero sí les puedo asegurar que a Enrique Cárdenas solo lo conoce menos del 5% de la gente… en todo el Estado (lo hemos medido en el BEAP en TODO el Estado). Y es mucho.

No sé de dónde sacan ahora los “cardenistas” que era un súper candidato que iba a arrasar Puebla por ser abanderado de MORENA. No es cierto.

Claro, Cárdenas es conocido en círculos periodísticos, académicos, empresariales, de organizaciones civiles. O sea en el “círculo rojo”; pero de ahí a que en la Sierra Norte o en la Mixteca o en los valles poblanos en las Juntas Auxiliares de la capital fuera un candidato que arrasara… tampoco. Lo que pasa es que era bien visto por la comentocracia poblana… pero hasta ahí.

O sea, lamento revelarles a los simpatizantes de Enrique Cárdenas que efectivamente Barbosa sí es más conocido (tres a uno) que él. Y por supuesto eso hace que tenga más intención de voto, simplemente porque es más conocido. Es lo que nadie entiende de las encuestas y tengo 18 años diciéndoselos.

En otras palabras, Barbosa sí es mejor candidato que Enrique Cárdenas, aunque a sus detractores no les parezca y hoy digan que es un enviado de Satanás. Fundamentalistas, pues.

 

A LOS BARBOSISTAS…

Pero ahora vayamos con los simpatizantes de Barbosa. Fundamentalistas también algunos.

Efectivamente Luis Miguel Barbosa es más conocido que Enrique Cárdenas… pero eso NO quiere decir que sea el mejor candidato de todos los partidos. A Barbosa lo conoce poco más del 16 o 17% de los electores en todo el Estado (Encuestas BEAP… pequeños) pero es ampliamente desconocido en la mayoría de zonas. Su mayor fortaleza desde luego es la zona de Tehuacán y la capital. Pero en el Norte y Mixteca y Valles es sumamente desconocido. Vaya, José Juan Espinosa es más conocido en el Estado que Barbosa, punto.

Entonces, pues desde luego a Barbosa le costará mucho trabajo posicionarse en todo el Estado. Ese es su gran reto. El partido le ayuda sí, pero su nombre e historial le pesan también negativamente.

Porque aunque Barbosa es más conocido que Cárdenas, también es cierto que por lo mismo lo supera totalmente en desconfianza y negativos. Tengo una larga lista de descalificaciones hacia él en muchos lugares de Puebla (Encuestas BEAP… pequeños). Y desde luego, la crítica fundamental es que era aliado incondicional de Rafael Moreno Valle. Ese es su gran problema.

En todo Puebla se ubica a Barbosa como de los principales aliados del morenovallismo. Eran amigos y socios. Gracias a Barbosa se dio la alianza PAN-PRD en 2010 y años subsecuentes.

Esto le pesará en su virtual candidatura, naturalmente. Sus detractores se lo recordarán una y otra vez. Los candidatos de otros partidos se lo reprocharán en los debates, con datos y fotos.

Vamos, no porque MORENA sea el partido de Andrés Manuel López Obrador y tenga una gran preferencia en todo el país, Luis Miguel Barbosa tiene que acarrear ese prestigio de la marca a su candidatura. NO funciona así. NO cualquiera gana solo por ser abanderado de MORENA. Pregúntenselo a Abraham Quiroz.

Puedo asegurar –por todo lo que hemos estado midiendo en el BEAP en Puebla y muchos Estados los últimos dos o tres años- que desde luego habrá gente que vote por López Obrador… pero vote por OTRO partido para Gobernador o Alcalde. Todo de acuerdo a que sean buenos o malos candidatos. Entiéndanlo: MORENA gana solo si lleva buenos candidatos (creo que como cualquier partido hoy en día, pues).

Entonces, resumiendo.

Luis Miguel Barbosa sí es mejor candidato (conocimiento e intención de voto) que Enrique Cárdenas. Pero Barbosa NO es el mejor candidato de todos los partidos. MORENA NO tiene asegurado el triunfo en Puebla. Si el PAN-PRD lanza un (a) magnífico candidato y el PRI-Verde y demás también… el resultado se dividirá en tercios y el ganador lo hará apenas por menos de 5 puntos porcentuales quizás.

La pregunta entonces es: ¿Lanzarán PAN y PRI a sus mejores candidatos? ¿Quieren ganar o perder? ¿Habrá una contienda a tercios? O desgraciadamente… ¿Todo está negociado?

 

About The Author

Related posts