Rivera, competitivo como candidato del PAN

Por Valentín Varillas

 

Una encuesta sobre preferencias electorales en Puebla, realizada por Grupo GA México, muestra que el ex – alcalde de la capital, Eduardo Rivera, sería un candidato con posibilidades de ganar el gobierno del estado si compitiera bajo las siglas del Partido Acción Nacional.

Al ser medido en este ejercicio estadístico con otros aspirantes a la candidatura blanquiazul, en un escenario de elección competida, Rivera alcanza niveles de rentabilidad electoral muy similares a los de la favorita para quedarse con la nominación, Martha Erika Alonso Hidalgo, y muy superiores a los de Luis Banck o Javier Lozano, que también fueron evaluados.

Como lo muestran las gráficas siguientes, en términos de conocimiento del electorado potencial, Rivera supera los niveles de 40%, apenas debajo de la esposa de Rafael Moreno Valle que llega al 45%.

Cuando se mide la confianza que generan como posibles candidatos, la hoy secretaria general del PAN llega al 21.7% y Lalo supera por poco el 20%.

En el reactivo que evalúa el conocimiento de la propuesta de gobierno, Rivera está por arriba del 15%, contra 13% de Alonso Hidalgo.

Al evaluar la intención de voto, Martha Erika vuelva a superar al ex edil al llegar al 21% contra poco menos de 19% que presenta el mexiquense.

 

 

 

Sin embargo, lo interesante del ejercicio es que, al combinar estos reactivos y tratarlos en un escenario de competencia electoral real, se llega a un número que mide la eficiencia real de un potencial candidato, en una escala de 0 a 100.

Ahí, Rivera Pérez alcanza 43.4 puntos contra 41.3 de Martha Erika, lo cual en términos de interpretación estadística se puede considerar como un auténtico empate técnico.

 

La encuesta mide a Rivera en un contexto de posible candidato del PAN a la gubernatura.

Es decir, en el imaginario colectivo de quien contesta el cuestionario, hay un asociación entre el perfil del candidato y el prestigio o posicionamiento del partido político por el que compite.

No contempla el escenario de que Eduardo, al igual que pasó con Margarita Zavala, pueda pelear la gubernatura como independiente.

¿Se repetirá la historia?

¿Acción Nacional podría, como sucedió a nivel nacional, sacrificar a su cuadro más competitivo en términos de eficiencia real?

Hay que recordar que ejercicios estadísticos como este no miden el peso específico real que tienen la operación de las estructuras y el manejo electoral de programas y recursos oficiales, en la determinación de ganadores y perdedores.

Algo que, en la política real, sigue siendo determinante.

 

About The Author

Related posts