Se mueve la baraja priista de cara a la elección 2018

Por Valentín Varillas

 

A pesar de que en algunos círculos priistas se daba ya como un hecho la inminente candidatura de Enrique Doger al gobierno del estado, al interior de ese partido se han dado recientes movimientos que pudieran alterar lo anterior.

De ser el favorito en las apuestas y pronósticos, el actual delegado del IMSS tiene las mismas posibilidades de amarrar la nominación que Juan Carlos Lastiri, Víctor Manuel Giorgana y hasta Aurelio Nuño.

Por extraño que parezca, en el ánimo de Los Pinos estos tres personajes se encuentran ya igualmente posicionados.

O por lo menos así lo sienten ellos.

La potencial candidatura de Doger perdió fuerza, cuando se llegó a la conclusión de que en los hechos no es un guiño a grupos priistas ajenos a los del presidente y a los que hay que sumar para garantizar votos.

En concreto, han echado por tierra aquella teoría de la cercanía de Enrique con Manlio Fabio Beltrones, quien en el contexto de la elección del próximo año será un factor de unidad o de fractura para el Revolucionario Institucional.

No hay tal.

A Beltrones, si decide mover sus fichas políticas a favor de un PRI que lo ha tratado muy mal, se le darán otras posiciones en otras entidades de verdad prioritarias para él y sus verdaderos aliados y no Puebla, que no ocupa un buen lugar en las prioridades reales que hoy tiene el priismo nacional.

El fortalecimiento de la potencial candidatura de Lastiri, tiene que ver con garantizar la operación electoral del gobierno federal, en caso de que quieran realmente competir para ganar el gobierno del estado.

El hombre de mayor confianza de la titular de la Sedatu, Rosario Robles, sabría cómo garantizar que los programas de alcance social del gobierno de la República jueguen a favor de su proyecto político.

Además, Lastiri será el encargado, por parte de la federación, del complicado proceso de reconstrucción en Puebla, después del sismo del 19 de septiembre pasado, algo que lo obligará a visitar personalmente las zonas dañadas y que también le dará reflectores y presencia mediática constante.

Giorgana, como le contaba en una entrega anterior, sigue lucrando con su supuesta amistad con el presidente de la República y con el hecho de haber sido de los poquísimos priistas capaces de vencer en las urnas a los candidatos del ex – gobernador Moreno Valle.

Víctor era considerado originalmente como la mejor carta tricolor para competir por la presidencia municipal de la capital y una buena dupla en caso de que se amarrara la candidatura de Doger al gobierno del estado.

Seducido por el siempre llamativo canto de las sirenas, Giorgana le ha dedicado más tiempo a descarrilar la candidatura de Doger, que amarrar la suya propia a la alcaldía.

Esto, a pesar de un pacto previo signado en una comida llevada a cabo hace algunas semanas en el restaurante La Encomienda, en donde hubo un par de importantes testigos de honor.

Por último, el tema de Aurelio Nuño, que había perdido fuerza en las últimas semanas, pero que se ha reavivado últimamente por así convenir a los intereses de Los Pinos.

En la óptica presidencial, un manotazo centralista que obligue a llevar al actual Secretario de Educación Pública como candidato al gobierno de Puebla, significaría garantizar la disciplina, sumisión y el buen comportamiento del priismo poblano.

Sin embargo, la imposición podría tener mucho más efectos negativos que positivos.

El mandar como abanderado a un personaje que no solo desconoce absolutamente la realidad poblana, sino que además es uno de los secretarios de estado menos populares del gabinete presidencial, puede ser un auténtico suicidio político para el PRI poblano y el detonador de un mayúsculo éxodo de militantes a otras fuerzas políticas en donde sin duda tendrían cabida.

Como ve, los apetitos personales se han desatado en la lucha por la candidatura priista al gobierno del estado.

Extraño énfasis en una realidad electoral en donde es prácticamente imposible un triunfo del tricolor.

¿Y entonces?

No hay que olvidar que ser candidato, actualmente, se ha convertido en un millonario negocio que resuelve vidas por generaciones a quienes las encabezan y operan.

Casos sobran en la historia reciente de este estado.

About The Author

Related posts