marzo 23, 2017

Recomendó Gordillo a RMV operar para Peña

Por Valentín Varillas

Empezaban los tiempos de la candidatura presidencial de quien a la postre regresaría al PRI a Los Pinos.

El grupo político alrededor de Enrique Peña Nieto recomendaba aprovechar al máximo el potencial de movilización electoral del magisterio y mantener como aliado a Elba Esther Gordillo, antes de cortarle la cabeza y exhibirla en la plaza pública como supuesto ejemplo del compromiso del nuevo gobierno en el combate a la corrupción.

La Maestra puso sobre la mesa de los acuerdos su capacidad de influencia sobre quienes consideraba sus “ahijados políticos” -entre ellos al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle-, quienes podrían utilizar su capacidad de movilizar recursos materiales y humanos a favor del proyecto del mexiquense.

Peña, al principio, tuvo dudas sobre la conveniencia de sumar al mandatario poblano:

“Está enfermo de poder”, le comentó a Elba Esther, quien le prometió al candidato que no se arrepentiría de pactar con el más avezado de sus cachorros.

alpor22junio

Inmediatamente después de la reunión, Gordillo se comunicó con el gobernador y le recomendó “ganarse a como diera lugar al candidato”, porque era un hecho que iba a ser presidente.

Y así se hizo.

Para lograrlo, echó mano de Luis Maldonado, cercano también a la maestra y, en ese momento, con excelentes relaciones con el grupo de mayor influencia en el entorno de Peña Nieto.

Varios acercamientos entre miembros de sus respectivos equipos y un encuentro final entre gobernador y candidato, con la maestra como testigo, se llevaron a cabo en la casa de Maldonado Venegas.

Para ese momento, los operadores políticos del morenovallismo habían concretado tibios acuerdos con el ala moderada de la campaña de Andrés Manuel López Obrador y mantenía un pacto de no agresión con los sectores más duros del PAN que abanderaban a Josefina Vázquez Mota.

Había llegado el momento de echar el resto y sumar toda la capacidad de operación electoral local a favor del candidato del grupo Atlacomulco.

Moreno Valle buscó, además, como interlocutores en campaña a dos personajes cercanísimos a Peña, con los que a la fecha mantiene una inmejorable relación: Gerardo Ruiz Esparza, hoy titular de la SCT, y Luis Enrique Miranda Nava, ex poderosísimo subsecertario de Gobernación y ahora al frente de la Sedesol.

Sin embargo, la fatalidad electoral sembró nuevamente dudas sobre el compromiso real que había mostrado el gobernador poblano en el objetivo de sumar votos para Peña Nieto.

A pesar de la descarada movilización oficial, de un gobierno panista a favor de un abanderado priista, el candidato presidencial que mayor votos obtuvo en Puebla fue Andrés Manuel López Obrador, algo que no cayó muy bien en el círculo más cercano del virtual presidente electo.

Los visos más oscuros de tormenta se dieron en medio de la detención de Elba Esther Gordillo, hecho que sacudió como ningún otro al mandatario poblano, pero que al final se sorteó a través de la negociación.

La relación mejoró mucho cuando, ya en funciones, Peña necesitó echar mano de los buenos oficios del gobernador para resolver coyunturas políticas y sociales de altísima prioridad.

Moreno Valle resultó un invaluable aliado en lo político para el presidente, inclusive muy por arriba de gobernadores emanados del PRI.

En lo económico, favoreció a sus más cercanos con jugosos negocios al amparo del poder local.

A cambio, Peña Nieto se encargó de que Puebla disfrutara de presupuestos históricos que le aplanaron el camino a Rafael y le permitieron sentar las bases de su proyecto presidencial.

Amor con amor se paga, hasta que los intereses de cada uno sean mutuamente excluyentes, un panorama que no se vislumbra como probable en el corto plazo.

Hasta el momento, los acuerdos gozan de cabal de salud y su prueba de fuego será la coyuntura presidencial del 2018.

Todo parece indicar que ambos jugarán juntos, sin romper, para obtener beneficios mutuos.

Al margen de ideologías y principios, será, otra vez, pragmatismo puro.

okvale2

Articulos relacionados