Moreno Valle y su farsa nacional… realidad en Puebla

Por Rodolfo Rivera Pacheco

El ex gobernador poblano Rafael Moreno Valle se tomó en serio su afán por conseguir la candidatura presidencial de su partido –aún Acción Nacional- y en frenético recorrido, ha andado en una veintena de Estados del país intentando convencer a panistas (acarreados en todos los eventos, por algún Diputado, Alcalde o Senador que en su momento recibió patrocinio para su campaña por parte del poblano cuando aún era Gobernador) de que él es la mejor opción para ser el abanderado blanquiazul.

La verdad con poco éxito. Todas (todas, hasta las que él manda a hacer) las encuestas nacionales lo colocan siempre como el lejano tercer lugar de los precandidatos panistas (siempre por atrás de Margarita Zavala y Ricardo Anaya… yo sigo pensando que el candidato será Anaya, cuando venga toda una campaña para bajar a base de ataques a Zavala de Calderón) y en todos los careos, Moreno Valle siempre pierde ante López Obrador y hasta contra algún priísta.

No, no ha permeado su intentona nacional de posicionamiento. Me imagino cuántos celulares habrán volado por los aires cuando sus expertos en “branding” le cuentan los resultados de las últimas mediciones demoscópicas.

rafagober25

Por supuesto, Moreno Valle también ha andado en medios nacionales para buscar entrevistas e intentar ser noticia. Claro, con los pocos que le hacen el juego, porque no es lo mismo ser Gobernador y chayotear medios y columnistas, que ser ex Gobernador y… ya no contar con todo el presupuesto ni tampoco ser un proyecto o inversión interesante o redituable para los corruptos mass media nacionales (de los medios locales mejor ni hablamos… dan asquito). Los punteros son otros, ellos son la noticia, no un colero (dije colero) que lucha desesperadamente por sobresalir, pero con poco éxito.

Pues ayer Moreno Valle “otorgó” una entrevista a El Universal (sin duda de los tres periódicos más leídos en el país). Desde luego todos sabemos que es una entrevista pagada. Y en ella dio declaraciones para ponerlas en un cuadro. Dijo, entre otras cosas:

“Siempre es bueno fomentar la democracia interna, para ello se necesita un gran acuerdo. No se trata en la política de ganar todo, sino de buscar compartir proyecto y asignar responsabilidades a los distintos actores para lograr que ese plan sea el ganador, por ello es importante tomar en cuenta a la militancia, porque se corre el riesgo de que muchos, que son los que cuidan las casillas y tocan puertas, no participen…”

Al leer esto, la verdad no sabe uno si soltar la carcajada o admirarse del cinismo morenovallista. Todos, todos en Puebla (desde luego los panistas en su totalidad), sabemos que durante su mandato (que al parecer continua) jamás promovió “acuerdos”, siempre impuso y ninguneó a sus adversarios de partido. Que en Puebla siempre quiso ganar TODO y que nunca “compartió proyectos” a otros actores en su partido. Que jamás tomó en cuenta a “la militancia” y que en más de una ocasión los panistas tradicionales lo dejaron solo y no participaron en las jornadas electorales.

Todo esto no lo digo yo. Lo han externado todos los liderazgos panistas en Puebla. Al menos cuatro o cinco ex dirigentes estatales del PAN poblano (Ana Teresa Aranda, Juan Carlos Espina, Eduardo Rivera, Juan Carlos Mondragón o Rafael Micalco) hoy opinan exactamente al revés de lo que pregona Moreno Valle (y algunos lo han opinado en público o en privado, pero después se han retractado ante amenazas, como Francisco Fraile o Angel Alonso Díaz Caneja).

Los únicos que le siguen hoy el juego de la farsa son los actuales dirigentes de Puebla, obvio impuestos por él, que son… su esposa y un muchacho títere que se apellida Giles o algo así.

Pregona en el país lo que jamás puso en práctica en casa. Qué cachazudo.

Entonces, mejor Moreno Valle debería de contar a nivel nacional cómo trató a los panistas poblanos (algunos hasta la cárcel fueron a dar). Cómo ninguneó y pisoteó a sus adversarios (varios siguen en la cárcel o exiliados), cómo controló a la abyecta prensa poblana y cómo ejerció un poder absolutista sobre el dinero del erario para favorecer a quien a él le convino siempre. Esa fue la realidad poblana, no la farsa nacional que anda pregonando con singular cinismo.

La frase que yo colocaría como colofón a las farsas nacionales de Moreno Valle es la que les dejó a los empresarios poblanos (el “Grupo de los 100” creo se denominan) muy recientemente reunidos con él como ponente en Atlixco, en el Hotel “Las Calandrias” de la familia Grajales. Ante las dudas y preguntas de los ricos poblanos, que si fuera Presidente de la República sería autoritario, Rafa con todo cinismo respondió: “¡Cómo creen… yo jamás haría a nivel nacional todas las chingaderas que hice en Puebla!!” “¡Aquí se pudo, a nivel nacional nunca!!”

¿Me quivoco?

¡Plop! Expresaría yéndose para atrás el ilustre Condorito.

okrodo

About The Author

Related posts