marzo 23, 2017

El problema no es Trump

Por Jesús Manuel Hernández

Convocadas por organizaciones expertas o no en el tema de las marchas públicas, donde coincidieron líderes ciudadanos, empresariales, académicos y hasta periodistas, quizá todos de buena fe, las marchas efectuadas en varias ciudades del país, bajo el rubro de Vibra México, más que un impacto social contra las medidas asumidas por el inquilino de la Casa Blanca, intentaron hacer resurgir un nacionalismo en un país donde las nuevas generaciones no saben de la historia de México, menos podrían cantar de memoria el Himno Nacional.

Más pudo el rechazo a las decisiones de Peña Nieto que la actitud de Donald Trump. Más cansado está el pueblo mexicano de la corrupción interna, de la complicidad de los políticos, de los partidos y los legisladores que de la persecución de mexicanos indocumentados en Estados Unidos.

No se puede tapar el sol con un dedo, las marchas de ayer quisieron hacer ver al mundo que México está unido en torno a sus símbolos patrios, olvidando que esos mismos símbolos han sido pisoteados, manipulados a conveniencia por los políticos en el poder.

Sin duda, el problema de México no es Trump, es la suma de todas las fallas del gobierno.

O por lo menos así me lo parece.

Articulos relacionados