Moreno Valle y el 2018: un primer análisis

Por: Rodolfo Rivera Pacheco

Lo hemos dicho mucho aquí mismo: 2018 es el año en que se librará la Madre de todas las elecciones recientes. Los poblanos votaremos por todo. Presidente de la República; Gobernador (de a de veras, de 6 años); 217 Alcaldes con su respectiva planilla de Regidores, incluida la capital; 2 Senadores por mayoría y uno de primera minoría, más los colados de las listas plurinominales por circunscripción; 16 Diputados Federales y 26 Locales más sus parásitos plurinominales.

A partir de ahora (de hecho ya está pasando desde hace mucho) se escribirán kilómetros de textos sobre la contienda presidencial y en nuestro Estado sobre la elección para Gobernador y principales Presidentes Municipales.

El tema de la contienda presidencial a todos nos incumbe, pero más a los poblanos, porque nuestro actual Gobernador no ha ocultado sus intenciones de ser candidato para esa elección. Claro, desde Vicente Fox, todo Gobernador se hace ilusiones de que puede ser el primer mandatario de nuestro país, pero en el caso de Rafael Moreno Valle creo que se ha convertido en una clara obsesión.

Y la pregunta es obligada: ¿Realmente tiene posibilidades Rafael Moreno Valle de ser Presidente de la República?

RMVDe entrada, por simple lógica, sí, como cualquier ciudadano, máxime si es político profesional. El problema es si verdaderamente puede llegar a ganar una elección nacional. Y aquí es donde tienen que valorarse muchos otros factores.

Porque el poblano tiene primero que ser candidato presidencial de un Partido. Hasta el momento es uno de los precandidatos del suyo, el PAN, aunque nunca descartemos que pudiera ser abanderado de otro. Esto último no es descabellado, si en el blanquiazul le cerraran las puertas o entrara en un conflicto grave con los líderes nacionales y también precandidatos. Difícil que ocurra, conociendo el pragmatismo y conveniencia de Moreno Valle, pero jamás imposible.

Para ubicar el tema, tenemos que recurrir a lo que se ha venido midiendo en encuestas sobre los posibles aspirantes presidenciales panistas. Hoy solo quedan tres con posibilidades: La puntera Margarita Zavala de Calderón, quien en distintas mediciones saca ventajas de dos, tres y hasta cuatro a uno a sus contrincantes internos; Ricardo Anaya, líder del CEN, quien se reposicionó luego de que el PAN ganó el mes pasado 7 Gubernaturas y desde luego Rafael Moreno Valle, quien no logra provocar simpatías más que en un 10% o un poco más entre panistas y población en general.

Por supuesto, las encuestas solo nos dicen quiénes son los mejores posicionados al momento, pero eso puede irse modificando en dos largos años. En el BEAP hemos visto una y otra vez en muchos sitios, que personajes que no son conocidos en precampañas, terminan ganando contiendas internas y elecciones.

¿Puede ser ese el caso de Rafael Moreno Valle? No lo sabemos aún. Él y sus porristas aseguran que sí. Que tiene todo un plan estratégico para posicionarse nacionalmente y que lo primero difícil será alcanzar la candidatura panista y luego más fácilmente ganar la elección constitucional. Suena muy bien entre sus optimistas partidarios, pero eso no significa que ocurra.

Creo que en el PAN, a nivel nacional, Rafael Moreno Valle no es del todo agradable para el votante azul (y menos para el elector general promedio). Claro, ha logrado cosas en Puebla que con una buena campaña, pudieran entusiasmar a esos clasemedieros de otros Estados… pero eso aún no se ha visto reflejado en las encuestas de posicionamiento. Vamos, su estrategia de comunicación y “branding” hasta ahora no ha dado resultados. Los votantes panistas son más especiales. Quieren figuras más tradicionales de su partido, y en eso Margarita Zavala y Ricardo Anaya superan en mucho al Gobernador.

Eso sí, Moreno Valle tiene una ruta crítica bien estudiada desde hace mucho. Sabe que primero tiene que ser candidato. Aquí cabrían dos posibilidades: Si la elección panista es abierta a la población o si es solo de militantes.

Y en ambos escenarios el poblano tiene pros y contras. Ante la población Margarita Zavala arrasa en simpatías, aunque él tiene el expertise en acarreo de votantes y manipulación de resultados en casillas y representantes (tiene Doctorado en mapacherías, pues). En una contienda de solo militantes, Margarita también arrasa junto con Ricardo Anaya, aunque Moreno Valle ha venido inflando el padrón y podría meterles un gol a aquellos, controlando esa votación matemáticamente, además de que ha venido apoyando con recursos a no pocos Diputados y Gobernadores que le deben esos favores (desde luego quién sabe si le sean fieles, porque los panistas suelen ser bastante traicioneros entre ellos).

Hay que ver también qué papel jugará el dirigente Ricardo Anaya. Hace unos meses se le veía totalmente aliado de Margarita Zavala y hasta juntos habían despreciado en eventos a Moreno Valle. Pero luego del 5 de junio, Anaya se engalló y ahora asegura que puede ser él el candidato presidencial. Y observando su comportamiento, solo hay que esperar a quién traicionará primero para apoyar al otro… O a ambos y quedarse él con la candidatura. Es cuestión de tiempo.

Entonces, la pregunta es si Rafael Moreno Valle lograría la candidatura panista (si es que finalmente la busca, también hay que decirlo). Ya después analizaríamos si puede ganarle a López Obrador o a algún priísta. Hoy parece muy difícil, pero nada es imposible. Y los poblanos conocemos las obsesiones morenovallistas a la perfección.

Resumiendo: Moreno Valle hoy es colero en las encuestas presidenciales y los otros aspirantes panistas lo superan en mucho, amén de los de otros partidos, encabezados por Andrés Manuel López Obrador. Su intención presidencial suena aventurada y es una empresa difícil… Pero no imposible, seamos objetivos.

Tendrá que pasar la aduana de Margarita Zavala y las muy probables traiciones de Anaya. Y luego lograr ser simpático a la mayoría de mexicanos que hoy lo miran (la mayoría) como un desconocido y sus intenciones solo como una mala broma.

Para finalizar, yo sigo pensando que las aspiraciones presidenciales de Rafael Moreno Valle son muy legítimas y hasta posibles (para 2018 o para 2024). Pero lo que sí es indignante es que lo haga con nuestro dinero, porque toda su campaña la viene costeando con recursos públicos a través de convenios publicitarios con televisoras nacionales (y sus medios, revistas, etc.).

Y creo que ese será el Talón de Aquiles de Moreno Valle: A los mexicanos de otros Estados les revienta (en serio, lo he visto y escuchado en todo el país en mis andanzas conferenciantes) que un Gobernador foráneo ande apareciendo en espectaculares o anuncios de cualquier tipo en sus territorios. Les cae muy gordo, pues.

Hablando en palabras de Encuestador: Si hoy fuera la elección presidencial, Moreno Valle pierde irremediablemente. Pues sí, pero hoy no es esa elección. Faltan exactamente dos largos años.

Ooops.

okrodo

About The Author

Related posts