Subsidio a Volkswagen para retener obreros

Por: Socorro López Espinosa

A raíz de descubrirse la manipulación de los motores diésel, las cosas no marchan bien en planta de Volkswagen en Puebla con la baja de producción, por lo que busca protegerse y beneficiarse con el respaldo del gobierno federal para enfrentar la negociación salarial y contractual a cambio de no despedir personal.

Esta semana llamó la atención la reunión que sostuvieron directivos de la armadora de autos con el secretario del Trabajo Alfonso Navarrete Prida y el gobernador del estado Rafael Moreno Valle Rosas, previa a la negociación que enfrentará la empresa automotriz con el sindicato en las próximas semanas, la cual será compleja y difícil.

Lo único que trascendió de dicha reunión, según lo publicado en los comunicados oficiales emitidos tanto por la Secretaría del Trabajo y el gobierno del estado de Puebla, es que se “se protegerá el empleo”, y se buscan esquemas laborales para que la planta pueda superar la actual situación de baja producción por la menor demanda en los mercados foráneos, principalmente en Estados Unidos.

Lo que realmente se le ofreció a la Volkswagen fue “subsidio a la inversión”, se desconoce el monto, pero se estima que no será menor a los 100 millones de pesos, con tal de que mantenga las 9 mil plazas de técnicos aunque no contrate a eventuales, porque no los necesita.

Y es que se dice que el gobierno del estado ya no tiene más dinero que darle a la firma automotriz su presupuesto del año está totalmente asignado, tanto en el gasto corriente como los PPS y demás obra que debe realizar.

Además como ya va de salida la administración estatal de Rafael Moreno Valle, se requiere del respaldo federal para este año y el próximo para que no se agudice la situación de la planta armadora, pues está claro que la crisis de los motores diesel se prolongará a 2017 y un poco más.

De tal forma que la armadora alemana contará con el apoyo económico de la federación, aunado al del gobierno estatal, el cual está garantizado al condonarle el pago del Impuesto sobre la Nómina (ISN) por más de una década.

Cabe señalar que en la administración de Moreno Valle Volkswagen ha recibido subsidios a la inversión por un total de 763 millones 083 mil 089 pesos, desde el año 2013 hasta el primer trimestre de 2016.

De acuerdo con el informe que la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) remite periódicamente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), sobre los montos que otorga a particulares por concepto de “ayudas y subsidios”, Volkswagen ha recibido la ministraciones siguientes:

tabla15junio copia

Estos “subsidios” son independientes de las inversiones en obra que directamente ha realizado el gobierno del estado, como vialidades y otra infraestructura que benefician a la planta automotriz, ubicada en Cuautlancingo, Puebla.

Cambios al contrato de trabajo

Antes de reunirse con el secretario del Trabajo el pasado lunes, Thomas Karig, vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia, al ser entrevistado reconoció que trabaja en una estrategia para lograr “flexibilidad laboral” que le permita mantener la producción de autos en 1 mil 900 unidades al día y la planta de 9 mil técnicos.

vw14Cabe destacar que desde hace años la firma automotriz busca establecer el “banco de horas”, pero de la misma forma el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) ha rechazado la medida.

Durante la crisis financiera que afectó a la industria en 2008-2009 se aplicaron “paros técnicos” en la planta, con el pago del 50% del salario, también se mantuvo en “rotación” a 700 obreros, se amplió la propuesta de “jubilación anticipada”.

En ese entonces el gobierno federal que encabezaba Felipe Calderón dio apoyos económicos a la industria automotriz en general, incluida Volkswagen, además de un fallido programa de desecho de autos viejos para que las personas adquirieran un auto nuevo.

Pero en esta ocasión, la afectación de la planta de Volkswagen en Puebla no es por una cuestión externa, no es por crisis financiera nacional o internacional. El problema fue generado por la propia firma automotriz que hizo trampa con los motores diesel para que pasaran las pruebas ambientales en Estados Unidos, pero como ya se vio también ocurrió en vehículos que circulan en Europa y en otros países, como en Corea del Sur.

Ello ha llevado a suspender la fabricación de autos diesel hasta que no se resuelva el problema, pero además en Estados Unidos –principalmente- hay un rechazo a la marcha y ello ha provocado la baja demanda de los autos, que a su vez son ensamblados en la planta de Puebla.

Así de 2 mil 500 autos al día que armaba Volkswagen en Puebla ahora solo ensambla 1 mil 900 unidades lo que a su vez provoca una baja demanda de mano de obra, no se han contratado a los eventuales, se mantiene el programa de “jubilaciones anticipadas voluntarias”, alrededor de unas 100 por año; aunado al esquema de vacaciones¸ aplicación de puentes largos, durante varios viernes se trabajó jornada corta (el horario normal se retomó en mayo pasado), y además para el segundo semestre de este año habrá varios paros técnicos.

En ese marco se realizará la negociación empresa-sindicato para revisar el contrato y el salario para los 9 mil técnicos.

Volkswagen quiere modificar el Contrato Colectivo de Trabajo, al menos así lo hizo saber el año pasado durante la revisión salarial, cuando otorgó el 4.5 por ciento de aumento.

En el comunicado que emitió en agosto de 2015 señaló “la necesidad de que sea modernizado el contrato colectivo, para lograr que las condiciones laborales que se tienen en la planta de Puebla queden a la par de las que se han pactado en las plantas armadoras del mundo durante los últimos años”

Agregó que dichos cambios “se convertirán en un elemento decisivo para la competitividad futura de la planta Volkswagen en Puebla”.

Aunque los directivos no han especificado en qué consistirían dichos cambios en el contrato de trabajo.

Por ello no se descarta que este año Volkswagen presente formalmente al sindicato una propuesta para cambiar el contrato y con base en ello negociar el aumento al salario que decida otorgar este año.

El aumento al salario que estaría dispuesto a dar la firma a automotriz rondaría entre el 4.0 y 4.5 por ciento, y quizás unas décimas más en prestaciones. Es decir el incremento sería similar al del año pasado.

Dicho aumento y con los subsidios que recibiría del gobierno federal, quizás del estatal, la empresa estaría conforme para continuar con la producción de mil 900 unidades o un poco más, y sobre todo mantener la nómina de los 9 mil técnicos que laboran en la planta de Puebla.

Pero el gobierno estatal y el federal no ven a los cientos de obreros que fueron despedidos o están a punto de quedarse sin trabajo en varias de las plantas proveedoras de Volkswagen. Pues si ésta última ha recortado su producción es obvio que aquellas también, porque son precisamente las que fabrican las partes para los autos.

Son las proveedoras las que sí han recortado personal, las que sí han tenido más paro técnicos, más periodos vacacionales y más rotación de personal; las empresas proveedoras no reciben ningún tipo de subsidio o apoyo como la firma alemana, la cual, como ya se dijo, desde 2013 hasta marzo de este año ha recibido 763 millones 083 mil 89 pesos por parte del gobierno estatal.

oksoco

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *