Camotazo Sucio

Por: Jesús Manuel Hernández

Dos máximas se acuñaron este domingo en Puebla: Gobernador sí pone gobernador, así queda demostrado ante los ojos de todos, una diferencia de dos dígitos además le da una ventaja que lo aleja de un proceso ante los tribunales.

Varios factores intervinieron en el triunfo de Gali, incluyéndolo a él, entre otros la deteriorada imagen del PRI a nivel nacional, arrastrado sin duda por el fracaso del gobierno federal, especialmente del presidente Peña Nieto.

Un tropezado arranque de campaña de Blanca Alcalá, arrastrando la mala imagen de Mario Marín, y una poderosa estructura estatal al servicio de Tony Gali, que finalmente coincidieron en las urnas.

La otra premisa: Puebla no es Colima. Al inicio de la campaña de Alcalá, el CEN del PRI envió a un equipo de asesores, de “nivel presidencial” decían. Si así fue por qué la campaña no fue exitosa, qué fue lo que le falló a Alcalá, por qué nunca pudo superar a Gali en las encuestas.

Todos los ojos voltean a la anterior máxima, “Puebla no es Colima”. Se lo repitieron cientos de veces a la candidata y a los asesores, pero se impuso el criterio de Hugo Scherer, el enviado de Beltrones, quien con sus ocurrencias llevó a la candidata a varias escenas cercanas al ridículo.

Los inventos de portales de propaganda negra, como el llamado “A camotazo limpio” donde se colgaron las versiones ideadas por el asesor para minar a Gali, fueron un completo fracaso.

Alcalá fue impedida de usar un discurso contra Moreno Valle, el mismo Beltrones eludió el tema. Scherer impuso las líneas del discurso y cuando por fin Alcalá quiso imponer su estilo le boicotearon la divulgación.

El mensaje del cierre de campaña en Tepeaca sorprendió a sus seguidores, pero jamás llegó a los medios de comunicación, ni los de Puebla, ni los de fuera.

¿Quién ganó y quién perdió?

Evidentemente perdió Blanca Alcalá, el único que ganó 25 millones de poderosas razones fue el asesor.

O por lo menos, así me lo contaron.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *