Ser poblano, sale caro

Por: Valentín Varillas

Vivir en este mágico estado supone costos y privilegios.

Mucho más de los primeros que de los segundos.

Si atendemos al discurso oficial, los poblanos debemos de dar gracias al creador, eternamente, por tener un gobierno de primer mundo que nos sacó por fin del estado de naturaleza en el que vivíamos, permitiéndonos dar pasos firmes en aras de superar nuestro aldeanismo.

Aquí, llegó solo lo mejor de lo mejor: la verdadera élite de notables.

Por eso, la verborrea gubernamental vende hasta la saciedad que aquí no pasa nada, que gozamos de un estado de excepción que nos vuelve ajenos a los grandes problemas nacionales y que por lo mismo, somos una comunidad de privilegiados que habitamos una sucursal del País de las Maravillas.

El problema es que, como ciudadanos, pagamos muy caro lo anterior.

En este edén mundano las obras y proyectos públicos cuestan más, mucho más que en otras entidades del país.

El pomposo y primermundista teleférico, inaugurado en los primeros días de este 2016, es un muy claro ejemplo de lo anterior.

Teleférico

Según cifras manejadas por el propio gobierno estatal, la obra, con longitud de 688 metros, costó 359.2 millones de pesos.

Esto nos arroja un costo de 522 mil 93 pesos por metro.

La proporción es demencial si se compara con otros proyectos similares que operan en otros estados.

El 18 de enero pasado, en le municipio de El Marqués, en Querétaro, se colocó la primera piedra de un teleférico que tendrá una longitud de 625 metros y que tendrá una inversión de 96.8 millones de pesos.

Es decir, el metro de la obra queretana costará apenas 154 mil 880 pesos, menos de la tercera parte del costo del proyecto poblano.

¿Más ejemplos?

Zacatecas: 650 metros con inversión de 86 millones.

Costo por metro: 132 mil 308 pesos.

 

Orizaba, Veracruz: 780 metros con inversión de 59.8 millones.

Costo por metro: 76 mil 667 pesos.

 

Torreón, Coahuila: 1,200 metros con una inversión de 150 millones.

Costo por metro: 125 mil pesos.

 

Durango: 750 metros que costaron al erario 90 millones de pesos.

Costo por metro: 120 mil pesos.

 

Chihuahua: 2,800 metros con una inversión de 250 millones.

Costo por metro: 89 mil 286 pesos.

Como puede ver, en ninguno de estos casos el costo por metro cuadrado en estos estados es siquiera similar al del teleférico poblano.

Y es que aquí, compramos caro, como mandan las reglas básicas del caché y la mamonería.

Total, ¿quién se acuerda que somos el cuarto estado con más pobres en todo el país?

Por cierto, somos el que más invierte en ¡futbol!

Felicidades.

Benditas prioridades.

¡Que siga el derroche y la orgía de billetes!

abajovale

About The Author

Related posts