Presentan demandas masivas contra VW en Estados Unidos

Por: Valentín Varillas

El bufete jurídico Hagens Berman Sobol Shapiro LLP presentó cuatro demandas colectivas los días 18, 21, 23 y 28 de Septiembre en los Tribunales de Distrito de California, Virginia y el Distrito de Columbia (Washington, D.C.), representando en cada una de ellas a clientes de más de veinte estados de la Unión Americana.

Los quejosos acusan a Volkswagen Group of America de fraude, violaciones a las diferentes leyes estatales y federales de protección al consumidor, competencia desleal, publicidad engañosa e incumplimiento de contrato por los automóviles con motor a diesel de Volkswagen y Audi modelos 2009 a 2015.

En las demandas colectivas se plantea que Volkswagen, de forma expresa e intencional, promocionó y publicitó en distintos medios de comunicación sus modelos Clean-Diesel como extraordinariamente limpios y ecológicos, certificados ante la EPA en los 50 estados y afirmando que eran más eficientes que aquellos con motor a gasolina.

En las querellas se menciona además, que los propietarios de los vehículos Clean-Diesel pagaron entre 1,000 y 7,000 dólares más por los modelos a diesel en comparación con aquellos con motores a gasolina.

La parte medular de las denuncias en donde se establece que Volkswagen Group of America engañó a los consumidores, instalando un programa capaz de reconocer cuando el automóvil era sometido a una inspección de emisiones contaminantes, activándose al momento un control de los niveles de emisión admisibles de óxidos de nitrógeno (NOx) y desactivándose al terminar para pasar las pruebas.

Durante la operación normal de los vehículos, las emisiones reales sobrepasan cuarenta veces los estándares permitidos por la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA), de acuerdo a las Normas de Aire Limpio, conocida en inglés como el Clean Air Act.

Los actores de las demandas colectivas señalan que adquirieron un vehículo Clean-Diesel de alguna agencia o concesionario autorizado de Volkswagen, desconociendo que éste tenía instalado un programa incapaz de controlar los niveles de emisiones contaminantes.

tempestad05oct

Afirman que la EPA ha ordenado al grupo automotriz retirar todos los vehículos afectados y repararlos para cumplir con los estándares establecidos durante su operación normal.

Sin embargo, VW no podrá hacer que los vehículos afectados cumplan con la normatividad sin degradar sustancialmente sus características de rendimiento, potencia y eficiencia, resultando en una disminución del valor de cada uno de ellos y ocasionando que sus propietarios tengan que pagar más por el combustible.

Afirman que el mencionado software de Volkswagen les generará gastos extraordinarios, además de que en todos los casos se necesitarán reparaciones y modificaciones a los sistemas de los vehículos, los cuales además se han depreciado en su valor de mercado.

Los actores aseguran que la empresa alemana ha reconocido que sabía de la existencia de dichos dispositivos en sus vehículos con motor a diesel, hecho que no fue revelado a los clientes al momento de adquirirlos bajo la falsa suposición de que los autos cumplían con la normatividad de emisiones de los Estados Unidos, que estaban certificados ante la EPA y que mantendrían sus características operativas durante toda su vida útil.

Los demandantes solicitan que se lleve a cabo un juicio en donde un jurado gire una orden federal que temporal y permanentemente prohíba a Volkswagen a continuar con “las prácticas comerciales ilegales, engañosas, fraudulentas e injustas” que se alegan, la imposición de medidas cautelares en la modalidad de retiro de los vehículos afectados y/o un programa de reemplazo gratuito de los mismos, el pago de daños y perjuicios, la reparación del daño y compensación equitativa para los demandantes en una cantidad a determinar por el jurado a la conclusión del procedimiento, además del pago de los gastos y costos procesales.

Peor imposible.

Apenas la semana pasada, Volkswagen dio a conocer que destinaría 18 mil millones de dólares únicamente para enfrentar las consecuencias legales del escándalo desatado por la fraudulenta instalación de software anticontaminante en sus vehículos a diésel.

Todo parece indicar que necesitarán hasta el último centavo de dicho recurso.

Lo que de plano parece hoy imposible es establecer un método efectivo para recuperar la confianza pérdida a las marcas del grupo entre los millones de consumidores de automóviles a nivel mundial.

Esto apenas comienza.

tempestad05oct-2

abajovale

About The Author

Related posts