La Ruta del Vino

El sábado pasado tuve la oportunidad de acudir a cenar, en compañía de unos amigos, a “La Ruta del Vino”, en su sucursal de la 43 Poniente y, sin duda alguna, fue toda una maravillosa experiencia.

Y es que su ambiente acogedor y romántico a media luz, con ese toque europeo, es excepcional.

Para empezar, me gustó el siguiente detalle: Como había muchas personas esperando a que les asignaran una mesa, el capitán de meseros nos ofreció una copa de vino blanco y unos bocadillos de queso Philadelphia con jamón serrano, deliciosos.

Así, la espera por una mesa no se me hizo tan larga.

Ya sentados, me di cuenta de que la Ruta del Vino tiene una selecta carta, que si bien predomina más la oferta de productos del mar y no ofrece mucha variedad de carnes, no deja al comensal sin opciones para cualquier gusto.

La carta es muy variada: Tartine Mediterráneo , hecho de una vasta porción de jamón serrano, salsa de tomate sin conservadores (con sabor hecho en casa) y queso manchego gratinado.

Uno de mis acompañantes pidió el Filete con Salsa Normandía, hecha a base de champiñones, crema y manzana, lo que le da un toque agridulce que es una delicia.

Obviamente, y haciéndole honor a su nombre, la carta de vinos es de lo más completa. Con una amplia gama de vinos internacionales en su mayoría, qué tal un Merlot chileno o un buen añejo del país (precios oscilan desde 150 hasta 1500 pesos, según la marca, los años y el país), aunque blanco o tinto, la elección puede darse entre vinos argentinos, españoles, entre otros.

Y qué decir de su carta de postres, existe una gran variedad de crepas dulces, pero no hay que irse sin probar el Fondue de Chocolate Blanco, mismo que decoran con uvas pasas y el cual puede ser acompañado por frutas.

Simplemente delicioso.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *